9 de septiembre de 2015

Una venezolana que vive en Venezuela

Imagino que la mayoría de las personas que leen este blog son venezolanos y que están conscientes de lo que se vive en el país día a día, ya sea porque lo viven, como yo, o porque tienen referencia de sus familiares. Pero si hay alguien ajeno a este "berenjenal" (desastre - bochinche), explicaré con un poco de detalles para poner en claro mi punto.

El país, producto de las malas políticas económicas, está sufriendo de escasez de productos desde hace aproximadamente cuatro años, pero es en este año donde hemos sufrido de la escasez más atroz en productos de muchos rubros que van desde alimenticios, medicinales o de materia prima en todos los rubros de la industria (va desde material para elaborar guantes de goma, hasta gasolina).

No hay repuestos de autos, incluyendo cauchos (gomas, llantas o neumáticos) y los que llegan esporádicamente se venden muy rápido y por lo general a altos precios. El cartón de huevos se ha convertido en el referente térmico, es decir termómetro, que nos demuestra cuánto ha subido el costo de la vida de una semana a otra y la alimentación del venezolano, que ya era desbalanceada, se ha volcado precipitadamente a los carbohidratos porque es lo único que se consigue a "precios regulados", claro si decides hacer las colas interminables, como se observa en la foto de tuestimulo.com 


Fuente: elestimulo.com (07/01/15)
De todo esto está pasando en este país, además de otras anomalías como el alto índice de delincuencia (hurtos, robos, secuestros, homicidios, etc.) la proliferación de "bachaqueros" (vendedores ambulantes) que se dedican ha comprar productos a precios regulados para revenderlos a precios muy altos (algunos dicen que al precio real), el comportamiento anómico de la población que se encuentra desbordado y un gobierno que reacciona "apretando más el control", hasta obligar a las cadenas de supermercados a tener sistemas biométricos (huellas dactilares) de registro y control para vender productos de consumo masivo, sean de precio regulado o no. Me pregunto: ¿cómo es que no estoy deprimida? ¿cómo es que no me dejo atrapar por el sentimiento de "desesperanza aprendida" en el que se encuentra sumido el país desde hace unos años? La verdad es que estuve allí, no tengo idea como salí, pero desde que tengo otra actitud me he sentido mejor.

Creo que mi actitud en este momento es de profunda convicción en mis creencias y valores, esta experiencia se convirtió en un momento en el que observo mi realidad, me adapto, pero no me traiciono y sobre todo no permito que las circunstancias determinen mi estado anímico, mis sentimientos, ni mis emociones... La gente me pregunta: 
- ¿Cómo no te molestas por tal cosa?
- No sé y no quiero. Respondo.

La verdad es que quiero vivir mi vida de la mejor manera posible, eso no me inmoviliza, todo lo contrario, estoy muy activa, no estoy ciega a mi entorno, además me importa, no acepto la imposición gubernamental pero no niego lo que ocurre. Simplemente tengo la mejor actitud en las peores circunstancias.

5 comentarios:

  1. Si Maribel comparto todo lo q dices, yo lo llamo resistir esta temporada de lo mejor posible

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay demasiadas razones para estar desanimados, así que un reto más difícil es tratar de estar de buen ánimo.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Hola Mari...

      Muy bueno y muy certero. Decidí tomar esa actitud. No te voy a mentir, hay momentos, pero sólo momentos muy esporádicos, en que me desanimo un poco, pero luego me sacudo y cambio de estado de ánimo. Arriba que también hay muchas razones por las cuales estar feliz!!! :)

      Eliminar
  2. Desesperanza Aprendida es el título de una serie fotográfica que inicié hace aproximadamente hace un año y me identifiqué mucho cuando leí tu reflexión sobre la situación del país, lo que me da curiosidad es la fecha 2015? parece que estuvieras refiriéndote al 2017 que increíble como se nos han pasado los años en esta situación. Comparto lo que dices completamente de acuerdo contigo, yo también salí de ese estado anímico y desde que comencé a verlo todo con mejor ánimo créeme no se todavía cómo lo hice pero lo hice.
    El contraste es una buena forma de avanzar, hay que aprovecharlo sin quejarse. Más observación, lo cual no significa que no estemos conscientes de lo que pasa a nuestro alrededor.
    Saludos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta saber que ya estás en este estado... que yo llamo: "lista para construir", porque eso es lo que necesitamos, construir vínculos, momentos, responsabilidades, y todo lo demás que hemos perdido, que va desde el autoestima, hasta las carreteras... hay tanto que hacer que a mi me estimula, no me entristece. Un abrazo

      Eliminar