5 de enero de 2014

VIII. Delincuencia

Este comienzo de año ha sido bastante convulsionado para mi. Entre la añoranza de familiares y amigos con los que no compartí en las recientes fiestas porque ya no viven en el país, las noticias de otros que nos dejan para buscar mejoras en su calidad de vida en otras latitudes y las constantes preguntas relacionadas con nuestro "destino" inmediato y a largo plazo (incluidas todas las historias de personas cercanas atacadas por la delincuencia), me siento bastante aturdida. 
Estoy terminando de leer Las fantasías de Juan Bimba, de Axel Capriles, en el que junto a La picardía del venezolano o el triunfo de Tío de Conejo, el autor explora y analiza los arquetipos presentes en la venezolanidad, destacándose el pícaro y el alza'o, aspectos que estoy segura no debo explicar mucho porque los conocen. Luego de esta revisión he llegado a una conclusión: hay que erradicar al Tío Conejo que llevamos dentro, al vivo, al que no respeta las reglas y se vanagloria de ello y sobre todo a ese que tiene la necesidad de asirse de bienes y beneficios de manera rápida, sin mucho esfuerzo y a toda costa. 
Esa manera de ser siempre ha estado presente en los venezolanos, sin embargo antes las autoridades (llámense padres, maestros, adultos, policía, gobierno...) parecían más efectivos en mantener a raya los aspectos negativos de esa viveza; gracias, quizás, a una mano más dura o simplemente al hecho de que se actuaba y se inspiraban cierto nivel de respeto. Pero ahora la viveza malintencionada superó a cualquier autoridad y creo que es uno de los hechos que más ha influido en el aumento del índice de criminalidad y en la transformación de los valores. "Estamos en un país al revés, donde el delincuente está suelto, robando (usualmente en una moto) y el comerciante está preso porque el gobierno lo considera ladrón", dice mi esposo con frecuencia. Cada vez perdemos más y más espacios de esparcimiento y nuestra salud mental es cada vez más precaria, ser paranoico es lo normal, lo conveniente. 
Sigo tratando de comprendernos y planteándome alternativas para resarcir tanto daño hecho, pero me encantaría oír las ideas que tienen para mejorar la situación. Hagamos una tormenta de ideas a ver qué sale.
Los dejo con una de las mías:
#HayQueEliminarATioConejo 

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Como venezolana preocupada por esas actitudes negativas que nos han llevado a este presente caótico, he aprendido a tomar aspectos positivos de otras culturas, cosas que han sido exitosas para generar cambios de consciencia. Empezar por RESPETAR al otro, a mi vecino más cercano, respetar su espacio, enseñar con ese ejemplo a los niños que tengamos en nuestras familias, enseñarles con todas nuestras actividades cotidianas desde acciones como ir al supermercado y tener un buen comportamiento delante de nuestros niños... Tenemos infinidad de situaciones para empezar a cambiar y respetar las normas, yo me anoto para ELIMINAR A TÍO CONEJO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente reflexión, estoy de acuerdo contigo, para los cambios duraderos y a largo plazo, lo mejor es servir como modelo a nuestros niños.

      Eliminar
  3. Actualmente en el sector 23 de enero(específicamente en el mirador) hemos perdido espacios de trabajo con niños debido a los horribles sucesos de violencia durante estos últimos fines de semana . La gente tiene miedo y ellos mismos han decidido no realizar actividades en el barrio el pueblito hasta nuevo aviso para evitar mas muertos.
    Llevo días pensando que podemos hacer para recuperar estos espacios pero no tengo ninguna idea, tal vez me toca seguir pensando con cabeza fría. Por ahora lo único que se me ocurre es tener prudencia, calma y esperar que baje la violencia. Mas adelante una posible solución es cambiar las horas de las actividades en dichos sectores para ver si hay asistencia de la gente y recuperación de los espacios. De verdad esta es una reflexión que me inquieta así que seguiré trabajando en ello a ver si puedo aportar una idea mas contundente que nos ayude a todos.
    RECOMENDACIÓN: El libro de "Caracas muerde" que estoy por terminar tiene unas historias bastante llamativas acerca de la violencia en Css durante el año 2009.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es de prudentes retirarse de los espacios y también pensar cómo recuperarlos. Creo que si se reunen con las personas afectadas e interesadas podrán encontrar otras ideas, pero no pierdan la prudencia

      Eliminar
  4. "enseñar a los niños que tengamos en nuestras familias" esta es una de las cosas que me parece factible fortalecer en nuestra comunidad gracias Penelope

    ResponderEliminar
  5. La tarea es difícil porque tenemos en contra a autoridades que aprueban, alientan y premian la propagación del mal vivir. Miren este ejemplo de un micro de Barrio TV (nacida en revolución): http://www.youtube.com/watch?v=Xl3ctrIeOOE. El "mal vivir" de hoy fue creado por la viveza de ayer y la viveza de hoy, gesta el mal vivir de mañana, y es que Tío Conejo no sabe de "consecuencias". Por eso mi propuesta es desdeñar el mal vivir en cada foro posible. Premiar, estimula la conducta, por lo que debemos privilegiar todas las acciones que generen una mejor convivencia y el respeto a la ley. Por esta razón procedo a etiquetar este video de Barrio TV con el sello del "mal vivir"

    ResponderEliminar