9 de julio de 2011

V. Autoestima (Parte II)

Parte V


4. Autoestima (Parte II)
Mientras preparaba el material para realizar esta entrada en el blog, me tropecé con varias fuentes e imágenes que me hicieron reflexionar sobre lo que entendemos habitualmente como autoestima de un grupo social, específicamente la que nos atañe en este momento, la del venezolano.
¿Autoestima, orgullo o patriotismo?
Me di cuenta de que solemos asociar y hasta utilizar como sinónimos los términos autoestima, orgullo y patriotismo; y al buscar en el Diccionario de la Real Academia Española me encontré con varias sorpresas. 
El orgullo está relacionado con la arrogancia, vanidad y exceso de estimación propia, que en ocasiones se disimula por nacer de causas nobles. 
La verdad, frecuentemente la usamos para asociarla a lo bien que nos sentimos cuando hemos alcanzado logros, es decir, la usamos como sinónimo de felicidad y/o de satisfacción. Orgullo no es sinónimo de autoestima, es una estima exagerada. Pero, ¿por qué esa palabra? ¿Será que la usamos adecuadamente pero de manera inconsciente? 
¿Orgullo, patriotismo
o ideología?
Por otro lado, busqué el significado de patriotismo y se relaciona directamente con el amor que le profesamos a la patria y los comportamientos dirigidos a procurar el bien de la misma. Me pregunto, las imágenes que abundan en la propaganda política del gobierno (como las dos primeras que aparecen aquí), ¿a qué apuntan? ¿al autoestima, el orgullo o el patriotismo? Fueron las imágenes que aparecieron cuando busqué "autoestima del venezolano". ¿A caso la violencia que representa esta imagen puede ser tomada "con orgullo nacional"? ¿Es ejemplo contundente de la autoestima del venezolano? ¿Hasta que punto hacerle daño a otros es sinónimo de patriotismo? Estoy consciente de lo complejo de la respuesta. Pero, entonces, ¿qué es autoestima?
Siguiendo a José Bonet (1997) la autoestima está conformada por las percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y comportamientos que dirigimos hacia nosotros mismos. Se refleja en la manera de ser, de actuar, en los rasgos de nuestro cuerpo y en los de nuestro carácter. Es la "percepción evaluativa de uno mismo" (p. 18).
Al profundizar en la explicación sobre autoestima, este autor la caracteriza a través del aprecio, la aceptación, el afecto, la atención, la autoconciencia, y la apertura que tenemos hacia nosotros mismos y que se sintetiza la afirmación de quiénes somos.
El aprecio debe ser genuino hacia sí mismo sin importar lo que se tiene y sus virtudes y defectos, la aceptación de mis talentos y debilidades, de mis sentimientos y pensamientos, el afecto se refiere a esa actitud cariñosa y comprensiva hacia sí, la atención se dirige al cuidado de las necesidades reales de tipo físicas, emocionales y espirituales. Estas repercuten en niveles conscientes de autoconocimiento, que el autor reconoce como autoconciencia, es decir "vivir dándose cuenta de su propio mundo interior" (p. 25). Una persona con autoestima tiene apertura, porque a pesar de estar consciente de ser un ser único, valioso e irrepetible (afirmación), puede estar atento y reconocer y afirmar al otro. 
¿Los venezolanos cumplimos con todas estas características que definen la autoestima? 
En estas reflexiones nos concentraremos en la próxima entrega.  
¿Quién eres?
Pero antes, reflexiona sobre estas imágenes, ¿qué opinas?

Bibliografía:
 
Bonet, José-Vicente (1997). Sé amigo de ti mismo: Manual de autoestima. Maliaño: Sal   Terrae. Revisado en:  Sé amigo de ti mismo

6 comentarios:

  1. Tengo dos reflexiones sobre las imágenes. 1) Que ciertamente muchas veces nos vemos reflejados en un espejo con ese equivocado exceso de estimación propia, la percepción evaluativa de como nos vemos o queremos vernos ante el mundo, pero que es algo que a la par queda dependiendo de la propia autoconciencia, la definitiva aceptación de si realmente uno es así, de si uno es así a causa y por culpa de nuestro entorno del pasado y del presente inmediato, y de si es así como realmente otros nos ven, ya sea desde el punto de vista "no tolero como eres, bájate de esa nube", o desde el punto de vista "wow, eres un súperman y quiero ser como tú", lo que podría ser peor este último punto, porque nos hace persona aún más satisfechas y orgullosas. ¡Qué peligro! Pero si hay algo que pienso yo que también podría encajar en estas imágenes de reflexión, sería la parte opuesta de las mismas, ya no el gatito viéndose así mismo como un gran león, sino el león viéndose como el gatito, el tiburón que se ve como una sardina, o un jamón serrano pegando el grito porque se ve así mismo como una mortadela... un poco lo que sería la subestimación personal ¿no?. Pero claro, cuñis, supongo que esto ya es otro tema que te tocaría desarrollan en futuras publicaciones.
    A la espera la próxima entrega ;)

    ResponderEliminar
  2. Esas imágenes a mi me sugieren una proyección futura, lo que podría llegar a ser con lo que tengo. Si soy un gatico, tengo en mi genética el gran felino¡¡ Si soy un patito feo puedo llegar a ser un hermoso cisne. Todo depende de mi, de como me proyecto cuando me veo al espejo.Y cuánto estoy dispuesto a trabajar para llegar hasta ahí partiendo de lo que soy hoy y con lo que tengo. Salud¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Hay puntos interesantes a tratar, en especial eso del orgullo y el patriotismo, el venezolano en algún punto parece haber remplazado el sentido de vergüenza por el orgullo, eso que llaman "viveza criolla" donde irrespetar una que otra ley es sinónimo de ser "pila" "avispa'o".

    El orgullo era considerado por los griegos como la única ofensa a los dioses, es mas como un asunto de presunción que de autoestima. Acá muchos están orgullosos por los motivos equivocados.

    No se si la autoestima se puede medir en un total en la nación, creo que es una cosa de cada quien, y se puede ver afectada por el entorno, pero parte de un punto muy personal, el carácter de la persona.

    Y en cuanto al patriotismo, es tener un común por sentirnos identificados al país, cosa de la cual carecemos y el gobierno ha intentado corregir (con todas estas movidas culturales, apoyo a la música nacional, dar a conocer las tradiciones de una localidad) lo cual es un buen trabajo, pero es un publico poco receptivo, consideran que escuchar joropo es tan "fuera de moda". Acá al parecer las personas se sienten mas identificadas con las culturas extranjeras, el vallenato de Colombia, el reguetón de Puerto Rico, el futbol Europeo, entre otros.

    Disculpen si en algún punto me desvié del tema.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que la autoestima debe ser confiar ciegamente en nuestras capacidades sin dudas y de manera absoluta. Digo que supongo porque en el test de fortalezas Gallup que realicé hace años la autoestima fue la última (sí, la última) de mis "fortalezas".

    En cuanto al patriotismo supongo que muchos piensan que lo son, para mi ser patriota no es decir que se ama a las playas de Venezuela y a sus mujeres lindas, se trata de tener un sentido de pertenecia que va mas allá de nuestros actos conscientes. Hace años ví en un cruce de peatones como un hombre sacaba una golosina de una caja y tiraba esta última al piso, un mujer que caminaba en sentido contrario luego de cruzarse con el sujeto recogió la caja y la tiro al cesto de basura sin decir palabra alguna. Para mi ese pequeño gesto signicó que a aquella mujer le interesaba su país porque de alguna manera sintió que le pertencía. Lo que más lamento es no poder decir que la escena haya ocurrido aquí.

    ResponderEliminar
  5. El concepto autoestima, en su definición más básica, interroga por la estima que se tiene de sí como persona. Y esta estima está relacionada con un juicio afectivo donde se plasma un grado en función de unos valores. Según sean esos valores, veremos cuáles son las razones por las cuales las personas tienen de sí tal o cual calidad y grado de autoestima, sin dejar de mencionar que en tal autovalorización median procesos inconscientes compensatorios (racionalizaciones, complejos de superioridad que buscan compensar complejos de inferioridad, etc.)

    Por ejemplo: un malandro que valoriza su condición de macho y padrote del barrio, se tendrá en alta estima de sí, aunque tal ve en lo secreto se sienta inferior con respecto a otros de diferente nivel socioeconómico, a los cuales les destina un tipo de afecto. O una mantuana actual que está en condición socioeconómica holgada no por cultivo de sus talentos y virtudes, sino por matrimonio convenido (¡donde puede existir el amor, ojo!), y que, por ende, "esté rica" (estado de riqueza material) pero no sea "rica en ser" (sea pobre de espíritu), y tenga una alta estima de sí.

    Ayn Rand en su maravillosa novela "La rebelión de Atlas", define a la autoestima "como la inviolable certeza de que su mente es competente para pensar y de que su persona es digna de ser feliz, lo cual significa que es digna de vivir" (pag. 1093). Esto es un pequeño aporte.

    Difiero un tanto en la forma de ver el orgullo: venimos de una cultura judeocristiana altamente culpabilizante y devaluadora del individuo (que no es el ego, por cierto) o de la persona (en términos éticos y jurídicos). Este es un extremo. El ego, como estructura psíquica, cumple una función dentro de la economía del sistema llamado individuo. El problema es cuando el ego deviene componente psíquico monopolizador y autócrata y quiere prendarse de su control ilusorio, creyéndose centro de todos los universos. De allí su tendencia al egocentrismo, que no debe confundirse con egoísmo, tendencia natural, sana, del ego de procurarse lo que necesita para su subsistencia (cualquier otra definición es una tergiversación para propiciar el "desinflado" y la minusvalía).

    Regreso a que heredamos una cultura judeocristiana desinflante del individuo, que le rinde culto al ego desde la perspectiva de la modernidad y la posmodernidad(¡paradójico! y en el caso nuestro venezolano, más todavía). Entonces comparto la definición dada por Ayn Rand en el mismo libro de orgullo:

    "es el reconocimiento de que uno es su mayor valor y que, como todos los valores del hombre, debe ser ganado; que de todos los logros alcanzables, el que hace posibles a todos los demás es la creación de nuestro propio carácter; de que nuestro carácter, nuestras acciones, nuestras acciones, nuestros deseos, nuestras emociones son producto de las premisas sostenidas por nuestra mente; de que así como el hombre debe producir los valores físicos que necesita para mantener su vida, también debe adquirir los valores de carácter que hacen que su vida valga la pena; ... de que vivir requiere un sentido de autoestima, pero el hombre... debe ganársela moldeando su alma a imagen de su ideal moral, a imagen del Hombre...; de que la primera condición para la autoestima es ese radiante egoísmo del alma que desea lo mejor de todas las cosas, en valores materiales y espirituales..."

    Aclaro que hasta ahora nos vendieron (y nosotros lo compramos) una definición errada de: 1) la autoestima, centrada en valores extrínsecos al propio Ser; 2) del egoísmo, sin diferenciarlo del egocentrismo, y 3) del orgullo, confundiéndolo con narcisismo, que es otra cosa (una hipervalorización de sí, incluso sobre base irreales).

    El patriotismo no tiene nada que ver con estos conceptos, sobre todo cuando lo vemos como una exaltación devocional que "deshace con los pies lo que hace con las manos". La valorización de la Nación es otra cosa, y es positiva.

    Espero sus comentarios. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Sobre las imágenes:
    1) Pueden entenderse como una autopercepción distorsionada de sí como individuo. Complejo de superioridad, narcisismo o ego inflado.

    2) Como percepción del potencial que en mi Sí-mismo existe, del Ser que soy, del Ideal a realizar en mi vida.

    Respecto al comentario de María Eugenia Aveledo (hola MariE!), quisiera acotar que a ella no le salió la autoestima baja (última en la escala de Fortalezas del Clifton StrengthsFinder, de Gallup), sino fue el talento Autoconfianza, que es otra cosa y una forma en particular de Talento de Esfuerzo. Por ende:
    1) MariE debe tener otros Talentos de Esfuerzo (o motivacional): Emprendedor, Enfoque, Disciplina... 2) MariE no tiene autoestima baja, ¡Dios la proteja de semejante mal! Y eso es obvio, por como se trata ella a sí misma y lo que se brinda para el logro de su felicidad a través de sus virtudes.

    Y por último, respecto a nuestro exaltado patriotismo, le opongo lo siguiente que escribí, como una forma de tomar conciencia de la sombra colectiva que no queremos asumir: http://myblog-wladimiroropeza.blogspot.com/2011/04/la-politica-y-los-politicos-como-espejo.html

    Hasta luego.

    ResponderEliminar