30 de noviembre de 2015

Venezuela como una Institución Positiva

En una de mis clases sobre Psicología Positiva, nos enviaron dos tareas personales que implican mucha reflexión. Confieso que desde que las enviaron (martes pasado, 24/11/15) he estado pensando en ambas, en cómo resolverlas. La segunda tarea, está resuelta ya, bueno en mi cabeza desde ese mismo martes, pero la primera sólo se me ocurrió ayer. Así que aquí vamos:

¿Cómo convertir a Venezuela en una Institución Positiva?

En una tarea, la perseverancia es más llevadera si la hacemos juntos
Esta pregunta refiere al cómo poder vivir en un país donde la gente goce de bienestar físico y psicológico, entendiéndolo como "tener una buena calidad de vida" (un país con un PIB alto, con buenos y adecuados trabajos para todos, con alto índice en los indicadores de salud y educación y con una seguridad que vele por nuestra integridad física, en cualquier hora y lugar). Para convertir a Venezuela en una Institución Positiva, lo único que necesitamos es aplicar la fórmula de Bienestar de la Psicología Positiva

                                 G + C + V

Donde 
G = Genética: Bueno, un país además del espacio geográfico está compuesto por gente y gente tenemos, con sus particularidades pero sanos dentro de lo que cabe.

C = Circunstancias de Vida: Aquí es que se nos comienza a complicar la cosa. Cuando se tienen altos índices de pobreza, malas políticas públicas y una economía pobre y dependiente, la salud, la educación, la producción entre otras variables, se ven afectadas negativamente y se refleja en la cotidianidad, lo que se traduce en una baja calidad de vida, sin embargo, aunque esto va debilitando nuestro bienestar general, aún tenemos unas fortalezas que nos pueden orientar a salir del atolladero. 
Recordemos que nuestras primero cinco fortalezas son: 1. Gratitud, 2. Amabilidad, 3. Justicia, 4. Capacidad de amar y ser amado, 5. Creatividad (Ver Fortalezas del venezolano). De las cinco, cuatro están relacionadas directamente a la interacción con "el otro", lo que recalca el post anterior: "Venezuela el sexto país con mayor percepción de felicidad del mundo": Si tenemos personas que se interesen por nosotros y nos demuestran su afecto, tenemos lo suficiente para ser felices. Para complementar, la virtud más relevante del venezolano es la Humanidad (Ver Virtudes del venezolano), la que contiene la capacidad de amar, de relacionarse con los demás, la que demuestra vínculos y emociones positivas hacia y por los otros. 
Creo que ese odio entre bandos característico en estos tiempos, se podría trabajar con una fuerte campaña dirigida al perdón, el amor y la reconciliación. Bien hecha, sin manipulaciones, honesta, profesional y reforzada con ejemplos del comportamiento entre nuestros dirigentes, donde los medios de comunicación "libres" apoyen desde su visión institucional. Las escuelas, iglesias, asociaciones, fundaciones y organizaciones también serían pilares fundamentales para lograr la transformación en pro de una Venezuela "vivible", "amable", "saludable" y "productiva". Por supuesto, para que esta campaña sea efectiva, los cambios pertinentes de políticas públicas y económicas tendrían que hacerse a la par.
También tendríamos que generar talleres y programas de identificación de fortalezas y virtudes en lo personal e institucional para facilitar el autoconocimiento y la empatía. Deberíamos también resaltar los valores y beneficios de la resiliencia y de las emociones positivas para salir pronto de los atolladeros en los que nos encontramos.

V = Voluntad: Tan simple como querer hacerlo... y tan complejo llevarlo a cabo. Igual que en el punto anterior, un completo y complejo programa de formación e información dirigido a mejorar la perseverancia y el autocontrol en nosotros, serían los medios y las estrategias que usaría para mejorar este par de fortalezas que se encuentran en los puestos 17 y 24, respectivamente.
Está demás comentar que para llevar a cabo estas propuestas buscaría trabajar con los mejores profesionales y especialistas del país y con todo aquel que quiera poner su grano de arena. Creo que hay mucho por hacer así que las manos dispuestas serían bienvenidas.

Simple: para mejorar el bienestar del venezolano deberíamos aplicar la fórmula G + C + V.

1 comentario:

  1. excelente profe, seria buenísimo poner esa formula en marcha, sobretodo hoy en dia

    ResponderEliminar