19 de diciembre de 2010

I. ¿Quiénes somos los venezolanos? Introducción

Parte I:

Me he propuesto comprender el fenómeno que ocurre en nuestro país en la actualidad (Venezuela) y para ello, aproveché varias lecturas realizadas para crear un espacio para intercambiar sobre la gran cantidad de interrogantes que he tenido. Diseñé una asignatura que denominé ¿Quiénes somos los venezolanos?, y como laboro en una institución de formación en las Artes, les propuse a mis estudiantes lo siguiente:
Durante el semestre revisaremos cuatro autores, que nos permitirán tener una aproximación a la identidad del venezolano, sus motivaciones, los arquetipos que nos identifican y la concepción de su autoestima, mientras hacemos esta revisión, ustedes buscarán trabajos plásticos de artistas venezolanos que pongan de manifiesto algunas de las características que nos definen.
De izquierda a derecha: Samantha Moreno, Verónica Alvarado, Érika Estrada, Sindy Zerpa, yo, Thaís Rodríguez y Richard Moncada. Fotografía: Cortesía de Samantha Moreno Brown (2010)

Los resultados realmente fueron muy satisfactorios, en general, los participantes leyeron y reflexionaron cada una de las lecturas asignadas y pudieron emitir sus opiniones. Las cuales estaré compartiendo con ustedes más adelante. Sin embargo, les pregunto a ustedes ¿saben cómo podemos hacer para que los venezolanos puedan cumplir normas simples como respetar un semáforo, o cruzar en las esquinas, esperar el transporte público donde corresponde, o ceder el paso? 

MariBel Padrón

7 comentarios:

  1. Yo no se cómo hacer que la gente cumpla unas simples reglas de convivencia, yo trato de cumplirlas a pesar de los cornetazos del taxista de atrás que me apura para que me coma la luz roja del semáforo.

    Pienso que la impunidad es una de las grandes causantes, nos comemos la luz y cruzamos por donde nos da la gana simplemente porque sabemos que esos actos, aunque incorrectos, no tendrán ninguna consecuencia. Cuando entendemos que si habrá consecuencias (como cuando transitamos por Chacao) todos cruzamos donde debemos, los motorizados usan el casco en la cabeza y no en el codo y somos incapaces de hablar por celular mientras manejamos, así que no se trata solo de educar(nos) a la gente... ¿o será que si hay hace falta educarnos, pero a los coñazos a ver si aprendemos?? :D

    ResponderEliminar
  2. Buen y promisorio blog, Bel.

    Primero orden y después democracia. En sus reflexiones sobre poder, legitimidad, estado y Hobbes; Fernando Vallespín comentaba que los principios de legitimidad democrática dan por supuesta la existencia de un orden social. A partir de allí yo me aventuraría a decir que el grado de orden social pudiera ser una medida de la calidad de la democracia. Eso quizás explique la relación entre democracias de pobre calidad y el uso irresponsable de la violencia; como dice Maru, a veces pareciera que la única forma de avanzar hacia el orden es a punto de carajazos. Hay mucho más que decir... lo reservo para tu próxima entrega.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Para comprender nuestra violenta conducta sugiero leer: LA HERENCIA DE LA TRIBU. Ana Teresa Torres.

    Cito un pequeño párrafo: "...en ciento veintiocho años de historia (republicana), solamente diez estuvo la presidencia en manos de civiles." Agrego: llevamos actualmente, después de la cuarta República, once años de gobierno "guerrero-milital-caudillista.
    OR.

    ResponderEliminar
  4. Tomando en cuenta los comentarios sobre el orden y el poder... ¿Cuáles son nuestras vivencias y codificaciones tempranas respecto al orden, al poder? ¿Cuál es nuestra experiencia primera sobre la autoridad y el ejercicio del poder? Porque eso es lo que codificamos en nuestra psique y lo vertemos, de acuerdo al Principio de la Proyección, sobre el contexto social y los demás.

    Y hay que tener cuidado con querer seguir resolviendo nuestras problemáticas con conductas pertenecientes a las 3 raíces de nuestra cultura: abandono, maltrato e ignorancia.

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente lo exterior es la resultante de nuestras creencias y valores proyectados.

    Esta labor de concientizar estos aspectos disfuncionales (que acá se tocan) en nuestra psique colectiva e individual (y resolverlos) es importante.
    "Detectar el miasma colectivo era fundamental para los griegos; pues hay una relación entre lo que sucede en la familia privada y lo que sucede en la comunidad."
    {No es conveniente obviar} "...la necesidad de conocer la sombra, el aspecto oscuro de lo que sucede en el vivir comunal. De otra manera se corre el riesgo de contaminarse con la enfermedad del grupo..."
    López-Pedraza, López (2006). 4 ensayos desde la psicoterapia.

    Podemos polarizarnos en el otro extremo y creer que no llevamos esos virus culturales o "memes", con lo cual los transmitimos a la siguiente generación.

    Otro aspecto es qué le proyectamos al colectivo, qué le irradiamos. ¿Lo que hacemos e irradiamos contribuye a la superación del problema social? ¿O consideramos que estamos por encima de todo ello o es una realidad que nos nos concierne?

    ResponderEliminar
  6. muy buenas reflexiones....

    ResponderEliminar